Robert Kurz, los "trabajos patraña" de David Graeber y el colapso del capitalismo#

por Jehu

https://therealmovement.wordpress.com/2014/01/19/robert-kurz-david-graebers-bullshit-jobs-and-the-collapse-of-capitalism/


En la sección 3 de su La apoteosis del dinero, Robert Kurz aborda un problema de casi 80 años de discusión entre los marxistas. La exposición es importante, creo, porque sus conclusiones tendrán más que decir sobre a qué realmente se parece una sociedad poscapitalista, que cualquiera de los temas típicos que plantea la izquierda:

"es claro que, tomada en su conjunto, la proporción de aquellos trabajadores improductivos (desde el punto de vista de la producción de plusvalía) que solo representan consumo social, es decir, "costos generales", va constantemente aumentando".

Otra forma de plantearlo es, que una parte cada vez mayor del tiempo de trabajo total de la sociedad se está desperdiciando en trabajo improductivo — un tema planteado por David Graeber en su reciente ensayo, Sobre el fenómeno de los trabajos patraña [bullshit jobs].

El ensayo de Kurz es significativo para mí, porque si, como yo creo, el comunismo es tiempo libre y nada más, pareciera ser que la sociedad se estuviese preparando para esta posibilidad. El colapso del capitalismo aparecerá, como lo hizo en la Unión Soviética, probablemente como una crisis en la forma del desempleo masivo, excluyendo a miles de millones del mercado laboral, posibilitándose así, para los productores sociales, la eliminación de la mayor parte del trabajo, de un solo golpe. La preparación para una sociedad fundada en el tiempo libre y disponible para los muchos, y de usar este tiempo libre en su auto-actividad y de la forma que quieran, podría estar asumiendo la forma de una cantidad siempre creciente de tiempo de trabajo que está siendo gastado de manera improductiva por las empresas capitalistas.

¿Existen trabajos patraña acaso?

Uno de los grandes problemas en siquiera afirmar que el trabajo va a desaparecer y se llevará al capitalismo consigo, es afirmar que existe trabajo improductivo y que puede cuantificarse por algún medio. Definir la categoría, trabajo improductivo, ha sido realmente difícil — tan difícil que muchos teóricos laborales han renunciado al intento, tras una o dos punzadas. Por ejemplo, en 2007, Chris Harman trató de abordarlo en su ensayo "La tasa de ganancia y el mundo de hoy", en el contexto de una discusión mucho más amplia, sobre el estancamiento del crecimiento capitalista. En este ensayo, Harman hace referencia a numerosos escritores marxistas que intentaron resolver este problema antes que él:

“Moseley, Shaikh y Tonak, y Simon Mohun han notado otra característica del desarrollo más reciente del capitalismo — destacada por Kidron en la década de 1970. Y es la creciente porción "no productiva" de la economía".

Entre los economistas simplones burgueses, el problema del trabajo improductivo no es realmente un problema, porque definen trabajo productivo como cualquier trabajo por el que se le paga a alguien. Pero, entre los marxistas, no hay concordancia en alguna definición del trabajo improductivo, y el esfuerzo por hacerlo ha sido más que nada a prueba y error. De ello resultan estimaciones muy variables sobre el volumen del trabajo que es improductivo en la sociedad. De acuerdo con Harman:

“Fred Moseley estima que las cifras en el comercio en los EE. UU. crecieron de 8.9 millones a 21 millones entre 1950 y 1980, y la cantidad en finanzas, de 1.9 millones a 5.2 millones, mientras que la fuerza laboral productiva solo creció de 28 millones a 40.3 millones. Shaikh y Tonak calculan que la proporción del trabajo productivo, respecto del total, en los EE. UU. cayó del 57% al 36% entre 1948 y 1989. Simon Mohun ha calculado que la proporción de sueldos y salarios "improductivos" en el "valor material agregado" en los EE. UU. creció de un 35 por ciento en 1964 a más del 50 por ciento en 2000. Kidron calcula que, utilizando su amplia definición, "Tres quintos del trabajo realizado en los Estados Unidos en la década de 1970 fueron desperdiciados, desde el punto de vista del capital".

Estas muy variables estimaciones del trabajo improductivo en la economía, se asemejan a las muy variables estimaciones en el debate sobre la ley de la tendencia a la caída de la tasa de ganancia; discusión que sigue igual de irresuelta, ya que nadie parece poder estar de acuerdo con nadie. Los teóricos laborales parecen concordar en que gran parte del trabajo realizado es innecesario y podría eliminarse; no están de acuerdo en las pequeñas cosas simplemente, como cuál trabajo es realmente improductivo, cuánto de este trabajo improductivo existe en la economía y en qué parte de la economía se está realizando este trabajo improductivo realmente.

De manera que, aunque no puedan decirnos nada concreto sobre el trabajo improductivo, los teóricos laborales están todos de acuerdo en que en algún lugar por ahí está, y en que es un problema.

Robert Kurz hizo su propio intento con el problema, en 1995. Como Harman, Kurz no hizo el intento de cuantificar empíricamente el problema, sino que trató de definirlo conceptualmente. Lo que me gusta de la forma en que Kurz aborda el problema es que fracasa espectacularmente, es lo que creo ahora, pero movió la pelota en la cancha de modo muy significativo. (Cuando digo que es lo que creo ahora, me refiero a que, ahora lo creo puesto que se lo recomendé a @DebbieMacAlpin este fin de semana). Su fracaso, en mi opinión, pone fin al punto de vista favorecido por los marxistas ya por cuatro décadas.

Mientras releía el ensayo de Kurz, se me ocurrió el por qué topó con las dificultades que lo llevaron a predecir el colapso del dólar en ese ensayo. La dificultad resulta, en parte, de los supuestos que establece al discutir el trabajo improductivo.

Trabajo improductivo y el surgimiento de la economía de servicios.

Después de la Segunda Guerra Mundial, varios observadores comenzaron a discutir el creciente peso del sector servicios en la economía de los Estados Unidos, y muchos hablaron de ello como si prefigurara el surgimiento de una "nueva economía"; nuestra "economía" se estaba volviendo "post-industrial", así como antes se había convertido en "post-feudal". Kurz rechaza esta idea, afirmando que la industrialización no era una nueva forma de economía, sino un reemplazo del modo de producción anterior, fundado en la producción campesina, por las relaciones de producción capitalistas:

“Esta reflexión superficial, sin embargo, ignora por completo el hecho de que el primero de estos cambios en la estructura reproductiva no constituye en modo alguno un desarrollo interno dentro del capitalismo, sino que coincide con la historia misma de la formación y el surgimiento del capitalismo. No solo se modificaron las técnicas y los contenidos materiales de la producción, sino que las formas básicas de las relaciones sociales también se vieron convulsionadas por una transformación larga, dolorosa y turbulenta ".

El capitalismo era un nuevo modo de producción que anulaba al modo de producción anterior y a las relaciones sociales fundadas en ese modo de producción — era, en una palabra, una revolución, en todos los sentidos del término. Sin embargo, según Kurz, la supuesta economía postindustrial de servicios no representa un nuevo modo de producción, sino un cambio dentro del ya existente.

"En otras palabras: la pérdida de importancia social de los "sectores" industriales, bien podría ser idéntica a una crisis y a una pérdida de importancia del mercado y el dinero, en la forma capitalista como una forma general de reproducción".

Es decir, el creciente peso del sector servicios en la economía — la proliferación de lo que David Graeber llama "trabajos patraña" [bullshit jobs] — podría estar dando señales del fin del capitalismo.

Hay que darse cuenta de lo que Kurz está haciendo aquí, y de por qué es tan importante para nosotros hoy: esta observación de Kurz significó un avance real en la discusión del problema del trabajo improductivo. Por primera vez, que yo sepa, un teórico laboral estaba situando la discusión sobre el trabajo improductivo en el contexto de una discusión sobre un inminente colapso del capitalismo. Las discusiones previas sobre el problema, se habían situado en el contexto de la presunta tesis del estancamiento — la idea de que la tasa de crecimiento capitalista se estaba desacelerando. (Si sigues a los simplones burgueses con regularidad, sabrás que fue Larry Summers quien planteó la tesis del estancamiento como una forma de ver el fracaso de la política económica en la crisis actual).

Un ejemplo de cómo es que durante mucho tiempo se han discutido los "trabajos patraña", se puede ver en el ensayo de Chris Harman mencionado anteriormente, donde cita un ensayo anterior suyo, de 1982:

“La intervención estatal para mitigar la crisis solo puede prolongarla indefinidamente. Esto no significa que la economía mundial esté simplemente condenada al declive. Una tendencia general al estancamiento aún puede acompañarse de mini-auges, con aumentos pequeños pero temporales en el empleo. Sin embargo, cada mini-auge solo agrava los problemas del sistema en su conjunto y resulta en un mayor estancamiento general y en una devastación extrema para partes particulares del sistema".

Mientras Harman emplea la creciente masa de trabajo improductivo para dar cuenta de la desaceleración del crecimiento de las economías capitalistas, Kurz lo emplea para ilustrar su afirmación de que el capitalismo ya había entrado en la fase final de su vida útil. Era una forma completamente nueva de abordar el análisis del capitalismo actual y de lo que la tasa de desaceleración del crecimiento de las economías avanzadas implicaba.

Para ilustrar el problema planteado por la creciente masa de trabajo improductivo en la economía, Kurz comienza con una discusión sobre la noción de trabajo improductivo, al que inicialmente define solo como el opuesto al trabajo productivo. Resulta que, desde el punto de vista del modo de producción capitalista, todo el trabajo realizado dentro de los modos de producción anteriores es improductivo, en el sentido capitalista. De hecho, dice Kurz, desde el punto de vista del capital, el trabajo en los modos de producción anteriores ni siquiera puede llamarse trabajo, como es utilizado el término por los teóricos laborales en la actualidad; a lo que nosotros llamamos trabajo, es específico del modo de producción capitalista y no debe confundirse en absoluto con la producción de objetos útiles.

Según Kurz, no solo el trabajo feudal no es productivo en el sentido capitalista, sino que además, no todo el trabajo remunerado dentro del modo de producción capitalista es productivo. Siguiendo a Marx, Kurz argumenta:

“Dentro de este último sistema, toda actividad realizada a cambio de dinero o que se sitúa en el contexto de la valorización del dinero, es formalmente trabajo abstracto. Pero esto no significa que también sea así en un sentido sustantivo. En un sentido sustantivo, el trabajo abstracto, es decir, el trabajo cuyo gasto de energía realmente impulsa la reproducción capitalista, es solo trabajo "productivo" (productor de capital) que efectivamente crea plusvalía ".

Así Kurz se decide por la simple definición de Marx, de que el único trabajo que puede considerarse trabajo productivo bajo el capitalismo, es el trabajo que produce plusvalía. Hasta aquí todo bien.

La dificultad en identificar el trabajo improductivo

Pero luego tuvo un problema: hay mucho trabajo que puede que produzca ganancias, pero que no necesariamente produce plusvalía. Por hacer una analogía, al comienzo de El Capital, Marx explica que no necesariamente todos los objetos que tengan precio tienen valor, y enumera en esta categoría cosas como la tierra virgen, el honor de una persona y cosas de ese tipo. Lo mismo ocurre con las ganancias: no todo el trabajo que produce ganancias para el propietario de un capital, necesariamente produce plusvalía.

Para ilustrar su argumento, Kurz analiza el trabajo que se puede decir que constituye los costos generales en una corporación, por ejemplo, seguridad o recursos humanos. El trabajo de un guardia de seguridad es un costo general para una empresa, y representa una pérdida directa de una parte de su plusvalía. Como tal, la corporación se esforzará por mantener bajo control esos costos generales, por varios medios. Kurz pregunta: pero ¿qué pasaría si este trabajo se subcontratara a una empresa de servicios de seguridad y esa empresa obtuviera ganancias vendiendo servicios de seguridad a la corporación y a otras empresas? ¿Este trabajo de servicios de seguridad, sería ahora trabajo productivo?

Kurz dice: "Bueno, sí y no". Sí, sería productivo para la empresa de servicios de seguridad en cuestión, ya que genera ganancias; pero al nivel de toda la economía, los gastos generales seguirían existiendo, aunque no ocurrirían en el balance de nadie.

“La terciarización [es decir, la subcontratación de servicios de seguridad — Jehu] mencionada anteriormente, por lo tanto, transforma, o así pareciera, al trabajo improductivo en productivo, a través de su simple autonomización formal en una empresa separada. Pero las cosas son diferentes en el plano del capital total, donde obviamente no aparece inmediatamente en los balances de los denominados sujetos económicos, pero sí puede, sin embargo, ser teórica y analíticamente reconstituido".

La empresa capitalista puede reducir el costo de la seguridad mediante la subcontratación del trabajo que es costo general a una empresa de servicios de seguridad especializada, y la empresa especializada puede obtener ganancias al reducir los costos de trabajo (por ejemplo, instalando una red de cámaras para reemplazar a la mayor parte de los guardias de seguridad), pero el costo general de la seguridad, si todavía existe, debe restarse del volumen total de plusvalía producido por el capital social total. La empresa de subcontratación en cuestión escapa al problema del trabajo improductivo en la empresa para simplemente encontrarlo nuevamente al nivel del capital total.

El problema para el análisis, sin embargo, es este: un costo general para el excedente total producido en la economía en forma de servicios de seguridad, aparece ahora como un muy rentable emprendimiento para una empresa capitalista especializada en servicios de seguridad. Y este trabajo remunerado aparentemente rentable, les parece a los observadores igual de "necesario" que el trabajo industrial remunerado que produce un pollo en cada olla y un automóvil en cada entrada. La forma misma en que se estructuran las relaciones de producción capitalistas hace que sea casi imposible distinguir entre trabajo productivo e improductivo. En su extremo, puede hacer que un trabajo totalmente despilfarrador parezca productivo simplemente porque este trabajo despilfarrador produce ganancias para alguna empresa. (Piensa esto en términos de empresas tan rentables del departamento de defensa como Raytheon).

El capitalismo como sistema de circulación continua de valores.

Entonces, la pregunta que Kurz tenía que responder era esta: ¿Existe una forma no arbitraria (objetiva) de separar el trabajo productivo y el improductivo? ¿Cómo podríamos alejarnos de las determinaciones subjetivas respecto a si el trabajo es productivo o improductivo? Este había sido el obstáculo que habían encontrado los análisis previos de los teóricos laborales, y ello explicaba por qué las estimaciones sobre el trabajo improductivo, de varios teóricos, variaban tanto. Para evitar el error de los esfuerzos anteriores, Kurz sugiere que tenemos que pensar en el capitalismo como sistema de circulación completo:

“¿Cuál es, entonces, el criterio decisivo para determinar conceptualmente, en el plano del capital total (es decir, después de eliminar la distorsión que típicamente acompaña al punto de vista del capital particular), si el trabajo es productivo o no? ... Una definición de trabajo productivo, con referencia al proceso de mediación de la reproducción capitalista en su conjunto, solo puede presentarse en última instancia en términos de la teoría de la circulación. En otras palabras: en términos de la teoría de la circulación, solo aquel trabajo cuyos productos (así como sus costos de reproducción) regresan al proceso de acumulación de capital, es productivo; es decir, trabajo cuyo consumo se recupera nuevamente, en reproducción ampliada. Solo este tipo de consumo es "consumo productivo", no solo directamente, sino también con referencia a la reproducción".

Para realmente comprender el problema del trabajo improductivo en una economía capitalista, dice Kurz, tenemos que pensar no solo en términos de producción de valores, sino también en la medida en que estos valores recién producidos encuentran su camino de regreso a su empleo productivo en la reproducción de capital a una escala aún mayor. La circulación del valor productivamente consumido, no termina con su consumo inmediato, sino que reaparece dentro de la circulación capitalista como trabajo productivo adicional.

Kurz choca con la pared en su análisis

Y aquí es donde Kurz comienza a descarrilarse en su análisis — asume que el problema está en la teoría laboral en sí misma, y no en los métodos y supuestos de estos teóricos laborales:

“A primera vista, parece difícil imaginar cómo se podría argumentar esta distinción de una manera analíticamente transparente, sin caer en presunciones arbitrarias. A este respecto, la teoría de Marx no tiene ningún instrumento a su disposición capaz de una evaluación inequívoca; por lo tanto, el debate marxista sobre el "trabajo productivo e improductivo", que apenas se articuló como un todo, nunca llegó a una conclusión".

Se nota que Kurz, en este punto, también choca con una pared de ladrillos, y lo admite:

"Concebir el trabajo productivo en términos de la teoría de la circulación puede parecer extraño para aquellos que, influenciados por el positivismo, quieren definiciones estrictas ..."

Bueno, sí. Más o menos.

Nos gustaría poder cuantificar la masa exacta de trabajo improductivo en la economía, de ahí la necesidad de "definiciones estrictas". Toda la noción del comunismo como tiempo de no-trabajo para la gran mayoría, depende de la definición y medición empírica del trabajo improductivo en la economía. Este problema, no es un error positivista cometido por algunos teóricos laborales, sino un problema en sus supuestos. Conceptualmente, está bien decir que el trabajo improductivo es aquel cuyo producto no vuelve a entrar en el proceso de producción — y esto es lo que Kurz nos ha dicho — pero no nos ha dicho cuánto trabajo califica como improductivo, ni cómo podríamos medirlo objetivamente.

Puedo notar que Kurz se ha topado con un muro en su análisis porque, en este punto de su ensayo, comienza a hacer lo que todos los marxistas antes que él han hecho: es decir, comienza a enumerar ejemplos de formas particulares de trabajo que cree que pueden ser improductivos. Kurz tiene razón al afirmar que la teoría laboral no tiene ninguna herramienta para decidir si, por ejemplo, el trabajo concreto de un médico es productivo o improductivo. Un médico que trata a un trabajador siderúrgico está siendo empleado de manera diferente a un médico que trata a un soldado para que lo devuelva al campo de batalla. Pero el problema que Kurz está tratando de aclarar en su ensayo no es el problema de las formas particulares de trabajo concreto — le preocupa el trabajo abstracto, homogéneo y generador de valor.

El dinero-mercancía y el problema de los trabajos patraña

¿Cómo podemos saber cuándo es que el trabajo concreto gastado por los productores sociales ya no produce valor? En la teoría de Marx, el valor de una mercancía producida por tal trabajo abstracto homogéneo solo puede medirse por otra mercancía: un dinero-mercancía. De hecho, en la teoría laboral, no hay conexión entre el trabajo concreto gastado en la producción de una mercancía y el valor homogéneo abstracto que produce la cualidad de ese trabajo. No hay forma de mirar el trabajo concreto y decidir, por cualquier característica de este trabajo concreto, si produce valor; esa es la razón por la que es imposible, simplemente mirando el balance, saber si un capital es productivo o improductivo de plusvalía.

Trabajo que podría considerarse como claramente productivo, como un trabajador siderúrgico, resulta ser improductivo cuando el acero se utiliza en un submarino nuclear. Un trabajador de la construcción realiza el mismo trabajo aunque esté colocando planchas de yeso en una casa nueva o en una instalación nueva para la NSA. En cada caso, no estamos hablando del trabajo útil específico realizado por los trabajadores, sino del trabajo abstracto socialmente necesario cuajado en el producto de su trabajo.
La cantidad de tiempo de trabajo socialmente necesario, en cualquier mercancía, no puede observarse directamente; solo puede medirse indirectamente, en la forma del valor de cambio. Por lo tanto, cuando Kurz comienza a enumerar los diversos tipos de trabajo concreto que según sus criterios considera improductivos, es una señal de que había fallado en su esfuerzo — se vio reducido, por su propio argumento, a identificar subjetivamente varias formas de trabajo concreto, tal como sus predecesores, aunque su definición de trabajo productivo se basara en el trabajo abstracto homogéneo.

Edit
Pub: Jun 22 2020 01:34 UTC
Views: 111