¿Por qué el neoliberalismo de Thatcher fue la continuación del keynesianismo?#

por Jehu

https://therealmovement.wordpress.com/2016/04/07/why-thatchers-neoliberalism-was-the-continuation-of-keynesianism/


Recibí esta pregunta en mi página de ask.fm:

“He notado que tienes una postura bastante controvertida con respecto a Thatcher, dices que ella tenía razón. ¿Quiere decir que respaldas sus políticas? ¿No sería una locura para los comunistas respaldar o proponer las políticas extremas de Thatcher? De no ser así , ¿te importaría explicarlo un poco mejor, por favor?

No hay problema, permítanme contextualizar por qué, en cierto sentido, sostengo que Thatcher tenía razón sobre TINA [“There is no alternative”, “No hay alternativa”]:

En 1980, Margaret Thatcher argumentó que "No hay alternativa" respecto de las políticas que estaba siguiendo. En los 36 años desde que pronunció su discurso TINA, se han repetido esas palabras en la izquierda como una declaración de guerra de clases. Si bien la izquierda se ha indignado con razón por su discurso, suponiendo, y así fue, que sus políticas neoliberales fueron una necesidad histórica, sus oponentes han proporcionado poco o ningún contexto a sus palabras.

Quiero ofrecer un poco de ese contexto, para mostrar que hay un aspecto de TINA que era cierto en ese momento y que sigue siéndolo hoy. Primero, veamos sus palabras en el contexto de la entrevista que dio con motivo de una conferencia de prensa para corresponsales estadounidenses en Londres. Se le planteó la cuestión de sus políticas para abordar la inflación y el desempleo que habían explotado en la economía. Thatcher dijo esto:

“Si se está intentando, como dije ayer en la Cámara de Representantes, reducir la inflación, no hay forma de hacerlo sin algunos resultados dolorosos. ¿Cómo lo justificas? El hecho de que si no se reduce, se acelerará y se obtendrá "dinero de maletín". Entienden lo que quiero decir con "dinero de maletín". Por eso hay que hacerlo. Se trata entonces del menor de dos males. Y el hecho es, que si se sigue imprimiendo más dinero, se acabará en que todos se salgan del mercado y en un enorme desempleo, una fuga del dinero hacia los bienes y el caos total. Por eso hay que hacerlo. Lleva un tiempo resolverlo. Como saben, todavía estamos sufriendo la expulsión del dinero extra que sale de las elecciones. Tarda unos quince meses en resolverse y luego tienes que apretar. Y al final sí funciona para la economía real. Así que, en cierto sentido, tenemos que hacerlo. Porque en realidad no hay alternativa".

Como dije, en ese momento, el Reino Unido se enfrentaba a una explosión sin precedentes de un alto desempleo e hiperinflación. En la narrativa dominante se nos dice que nadie podría haber predicho esta enfermedad gemela; que adquirió el nombre de estanflación. Se ofrecieron explicaciones para la estanflación, de todas las partes en el debate político, sobre cómo abordarlo, pero no apareció ningún remedio.

La explosión de la inflación y el alto desempleo no solo golpearon al Reino Unido; golpeó a todas las economías industriales de Europa y América del Norte. Dado que todas las economías más industrializadas de la época se vieron afectadas por la misma enfermedad, es probable que la estanflación tuviera una causa común a todas ellas. Lo que todas estas economías tenían en común era que sus monedas habían estado ligadas al dólar desde la época de Bretton Woods. Una vez que Estados Unidos sufrió una crisis monetaria que lo obligó a abandonar el acuerdo de Bretton Woods, las diversas monedas se vieron obligadas a flotar.

En el momento del discurso de Thatcher, el dólar, que originalmente había estado vinculado al oro a U$35 por onza troy, se había devaluado a más de U$600 por onza troy. Por sorprendente que parezca, el dólar había perdido más del 94% de su tipo de cambio oficial respecto al oro antes de 1971; una devaluación que muchos podrían hallar difícil de comprender. Cada país que había fijado su moneda al dólar a un tipo de cambio fijo, se encontró con que su moneda se devaluaba rápidamente junto al dólar. La expresión inversa de esta rápida devaluación de la moneda fue la hiperinflación masiva e incontrolada de los precios.

En otras palabras, la causa de la estanflación a nivel mundial, fue la rápida devaluación del dólar tras el colapso de Bretton Woods.

Cuando Thatcher afirma que "en realidad no hay alternativa", esto se debe en gran parte a que la estanflación no se originó en el Reino Unido. Comenzó en los Estados Unidos y fue causado por décadas de despilfarro del gasto militar estadounidense para financiar su cerco a la Unión Soviética. Lo que poca gente sabía en ese momento, aunque los documentos acababan de ser desclasificados, es que, en 1950, Estados Unidos provocó la guerra fría deliberadamente, para justificar el cerco masivo de la Unión Soviética durante décadas.

La justificación económica simplona de esta guerra fría fue, que el gasto en defensa estimularía el crecimiento económico y que, por lo tanto, se autofinanciaría. Este 'keynesianismo de guerra', o 'keynesianismo militar', condujo finalmente al colapso de Bretton Woods y al fin del patrón oro. El patrón oro tuvo que terminar, porque el 'keynesianismo de guerra' no podía continuar si el dólar seguía vinculado al oro.

Como la mayoría de la gente sabe, el gasto militar crea enormes costos en una economía, pero no produce nada de valor a cambio de ese enorme costo. Es decir, los gastos militares no son productivos y no aumentan el poder de consumo de la sociedad, ni su poder productivo. Son costos que no pueden recuperarse y que, por lo tanto, deben entrar en los precios de producción de todas las demás mercancías.

Es por eso que a veces a la inflación se le llama impuesto oculto, aunque creo que ese término es engañoso, porque deja la impresión de que sin el gasto militar, los recursos (el capital) empleados para crear máquinas de guerra se emplearán productivamente. La verdad es lo contrario: si no se emplean los recursos para producir máquinas de guerra, la economía se vería sumida en una depresión. Por extraño que parezca, el capital gastado de manera improductiva, en la producción de máquinas de guerra, puede gastarse de esa manera porque es completamente superfluo para la producción de plusvalía.

La única forma de evitar otra depresión sin gasto militar, era una reducción de horas de trabajo, tal como argumentó Keynes en 1930. De hecho, Keynes lo volvió a reiterar en 1943, cuando planeaba la economía tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

En su opinión, el gasto deficitario keynesiano probablemente funcionaría solo hasta 1960 aproximadamente, momento en que Keynes predijo que sus políticas ya no aumentarían el empleo sino que comenzarían a generar inflación. No es de extrañar que las fuerzas que finalmente llevaron al colapso del patrón oro comenzaron a sentirse a fines de los años cincuenta y principios de los sesenta.

La hiperinflación y el alto desempleo de la década de 1970 fueron, por lo tanto, completamente predichos por el más importante economista simplón del siglo XX. El origen de la hiperinflación y el alto desempleo no fue otro que las propias políticas keynesianas (de guerra), tal como las llevaron a cabo los estadounidenses. Esas políticas condujeron a un colapso del sistema de Bretton Woods, el fin del patrón oro y la depresión de la estanflación de la década de 1970.

Este es el contexto completo de la declaración TINA de Thatcher. El argumento de Thatcher fue, que las políticas keynesianas, superados sus límites necesarios, estaban causando una crisis económica masiva. Por otro lado, Thatcher, como sus contrapartes estadounidenses, no tenía deseo alguno de reducir las horas de trabajo. Así, inexplicablemente, mientras reconocían que las políticas keynesianas ya no eran suficientes, los capitalistas decidieron duplicar esas políticas.

Curiosamente, la declaración de Thatcher, de que no hay alternativa, cuando se examina en su contexto global, no fue un rechazo de las políticas keynesianas sino su expansión a una escala sin precedentes hasta entonces. Todo lo que necesito para probar esta afirmación, es solo un gráfico: el gasto deficitario de los Estados Unidos desde 1964:

TABLA: Gasto deficitario federal, 1964-2015 (Fuente: Reserva Federal de St. Louis)
TABLA: Gasto deficitario federal, 1964-2015 (Fuente: Reserva Federal de St. Louis)

(Aquellos izquierdistas que quieren que creamos que Thatcher rechazó las políticas keynesianas, deben explicarnos esta tabla. ¿Puede uno de ustedes, izquierdistas, que siempre están quejándose del malvado 'neoliberalismo', explicar por favor lo que se parece más a lo contrario de lo que ustedes dicen que apoyó Thatcher: casi cuatro décadas de implacable estímulo keynesiano?)

Como puede verse, incluso antes de que Thatcher hiciera su declaración de que "no hay alternativa", Estados Unidos tenía déficits fiscales casi continuos, que equivalen a estímulos keynesianos casi continuos. Es el tipo más extraño de rechazo al estímulo keynesiano, que encuentra su expresión en una cadena ininterrumpida de déficit fiscales. Resulta que el neoliberalismo es, en primer lugar, un estímulo fiscal keynesiano masivo y en esteroides.

Por lo tanto, si TINA tiene algún significado, significa: "No hay otra alternativa que participar en el gasto deficitario al estilo keynesiano para siempre, sin importar las consecuencias".

Esas consecuencias pueden resumirse brevemente: Ejecutar un estímulo continuo al déficit produce déficits tanto de inflación como del comercio; a lo que Thatcher llama "dinero de maletín" en aquella conferencia de prensa, o a lo que hoy podríamos llamar fuga de capitales. A medida que los precios suben a nivel nacional, la industria se exporta a un ritmo acelerado, lo que lleva a la desindustrialización, la globalización, etc.

Para controlar la inflación generada por el gasto deficitario keynesiano, el estado debe reducir agresivamente el salario real de la clase trabajadora por debajo del valor de la fuerza de trabajo, al tiempo que elimina agresivamente las barreras a la importación de mercancías de las industrias que huyen del país, que es la otra cara de la fuga de capitales.

Las políticas keynesianas nunca tuvieron la intención de ayudar a la clase trabajadora; están diseñadas para que el capitalismo gane tiempo frente a la sobreacumulación absoluta. Entonces, así como lo dijo tan memorablemente Margaret Thatcher en 1980, si deseas salvar el capitalismo, debes embarcarte en el gasto deficitario keynesiano continuo, debes quebrar las organizaciones de la clase trabajadora, aplastar sus salarios y exportar sus empleos a China.

"No hay alternativa."

Edit
Pub: Jul 12 2020 03:24 UTC
Views: 92