Cómo el colapso de la producción basada en el valor de cambio alteró el terreno de la estrategia marxista#

por Jehu

https://therealmovement.wordpress.com/2020/01/30/how-the-breakdown-of-production-based-on-exchange-value-altered-the-terrain-of-marxist-strategy/


Ya en este punto, tenemos que hacernos dos preguntas:

  1. ¿Cómo afecta el colapso de la producción basada en el valor de cambio al terreno de la estrategia marxista clásica?
  2. ¿Por qué este impacto en la estrategia ya se encuentra en los supuestos de Marx desde un principio?

Para comenzar a responder estas preguntas es necesario comprender lo que significa decir "colapsa la producción basada en el valor de cambio".

Según Marx, en el fragmento sobre la máquina, el colapso ocurre porque el empleo directo de trabajo humano en la producción ha sido eclipsado por las máquinas como medio principal para la producción de valores de uso. A medida que las máquinas se vuelven más importantes para la producción de mercancías que el gasto directo de trabajo humano, el valor de cambio deja de ser la medida del valor de uso.

En simple, los precios y las ganancias comienzan a caer; condición económica que los economistas llaman deflación. La caída de los precios y las ganancias es una señal, para las empresas capitalistas, de que deben reducir la producción. Comienzan a recortar sus horarios, reducir pedidos, despedir trabajadores, recortar salarios — todo lo cual solo sirve para agravar la crisis.

Es importante señalar, sin embargo, que Marx argumenta que el valor de cambio en sí mismo deja de ser la medida del valor de uso. Esta declaración no significa que los salarios, los precios o las ganancias sean demasiado altos o demasiado bajos; en vez, implica que la estructura misma de la producción ha cambiado. Ya no se trata de una producción individual realizada para el intercambio.

La producción de mercancías ha sido reemplazada por una forma social cooperativa del proceso de trabajo, que implica la aplicación técnica consciente de la ciencia, el cultivo metódico del suelo y la socialización de los instrumentos del trabajo para su uso como medios de producción por un trabajo socializado y combinado.

Dejando a un lado si es que la sociedad reconoce o no el cambio material que ha ocurrido, la transformación real de la producción desde la producción individual realizada para el intercambio hacia la forma social cooperativa del proceso de trabajo es una alteración material real en la base material económica de la sociedad.

Como explica Marx en el capítulo 1 de El Capital, los valores de uso se convierten en mercancías solo porque son productos del trabajo privado realizado independientemente. Estos productores individuales no entran en contacto entre sí hasta que intercambian sus productos, y sus productos no exhiben un carácter social, excepto en el acto del intercambio. Solo al ser intercambiados, los productos del trabajo adquieren un estatus social uniforme como valores. La única evidencia que tenemos del estatus social uniforme de los valores de uso como valores, son sus valores de cambio.

La producción social cooperativa del tipo que Marx identifica en el capítulo 32, no implica un intercambio de los productos del trabajo similar al que analiza en el capítulo 1 — un hecho que incluso telegrafía, citando explícitamente el ejemplo de la fábrica moderna en el capítulo 1. El valor de cambio es, por lo tanto, completamente ajeno a este tipo de modo de producción.

Este es un gran problema para el capital, por dos razones obvias.

Primero, Marx rastrea el origen del dinero hasta el valor de cambio. Esto sugeriría que un sistema que es incompatible con el valor de cambio es, por lo tanto, incompatible con el dinero. Dado esto, deberíamos esperar ver el colapso de la producción basada en el valor de cambio expresado en una crisis monetaria global masiva del tipo ocurrido al inicio de la Gran Depresión en 1929.

Segundo, la fuerza de trabajo es simplemente un valor de uso exclusivo de este modo de producción, cuyo uso históricamente específico para el capital es la producción de plusvalía. Si el valor de cambio deja de ser la medida del valor de uso, esto será cierto no solo para un par de zapatos recién producido, sino también para la fuerza de trabajo del trabajador que los produce. Si el dinero (valor de cambio) es incompatible con la producción social en general, también lo es la compra y venta de fuerza de trabajo.

Este es esencialmente el argumento presentado por Grossman en su notable reconstrucción de la teoría del colapso de Marx en 1929, en vísperas de la Gran Depresión: en cierto punto del desarrollo del modo de producción, o bien los salarios tienen que reducirse continuamente o debe nacer un ejército de reserva. Lo que importaba no era que los salarios fueran demasiado altos, sino que siempre serían demasiado altos.

Es el argumento planteado también por Keynes, desde el punto de vista de la clase burguesa:

“Una caída en los salarios reales debido a un aumento en los precios, sin alterar los salarios monetarios, no hace, por regla general, que la oferta de trabajo disponible al salario actual caiga por debajo de la cantidad realmente empleada antes del aumento de los precios. Suponer que sí lo hace es suponer que todos aquellos que ahora están desempleados, aunque estén dispuestos a trabajar por el salario actual, retirarán la oferta de su trabajo en el caso de incluso un pequeño aumento en el costo de vida".<

"Los salarios deben reducirse continuamente", dice Grossman, "o se producirá un desempleo masivo".

"Oh, tengo un plan para eso", responde Keynes.

Entonces, ¿cómo recortas los salarios de una vez por todas?

Simple, si separas tu moneda nacional del dinero mercancía, ahora siempre expresará el valor de cambio de las mercancías, incluida la fuerza de trabajo, como cero. No importa cuán altos sean los salarios en términos de su denominación en moneda, su equivalencia real (es decir, su valor de cambio) siempre será cero.

Edit
Pub: Apr 28 2020 00:28 UTC
Views: 145